Desde mi orilla

Tu corazón de agua fluye
corre rápido
estuvo demasiado estancado en mi orilla
y ahora se derrama en otras,
entre piedras, dando saltos,
brillando en la arena.
Tengo todavía que exorcizar tus besos:
los conjuros no resultan,
los días pasan
las tardes, eternas,
y el olvido no llega.
Son ajenas las otras pieles,
frías como tus ojos cuando se apartaron de mí.
Te veo desde mi orilla
y tu mirada dura se clava
en mi dolor.
Te veo pasar sin mirar atrás,
por delante, la calle oscura,
y los caminos que nos alejan
cada vez más.

Anuncios
Publicado en Agua, Beso, Camino, Mirada, Piel, Poesía, Tardes, Tiempo | Deja un comentario

Hubiera sido una buena explicación, pero ni eso…

13708151_10157070254005315_2594786622743333762_o

Imagen | Publicado el por | 1 Comentario

Detrás del miedo – Laura Canoura

Si vos llegaste como un augurio
inaugurando mis días,
si reordenaste pacientemente
las noches viejas y frías

Si fuiste obrero de mi sonrisa
y en el dolor, compañero,
si descubriste en mi mirada
detrás del miedo, tu imagen.

Y me dejaste el misterio
que no intenté descifrar
y me enseñaste esa cosa
que no sé cómo nombrar
que ahora duerme en mi costado
sin darme cuenta qué es
que se despierta a mi lado
y alerta toda mi piel.

Estoy dispuesta a no buscarle
ni una razón ni un sentido,
quedarme sola con el silencio
de aquel espacio vacío.

Y me dejaste el misterio
que no intenté descifrar
y me enseñaste esa cosa
que no sé cómo nombrar
que ahora duerme en mi costado
sin darme cuenta qué es
que se despierta a mi lado
y alerta toda mi piel.

Letra: Laura Canoura
Música: Fernando Cabrera

Publicado en Dedicadas, Jaime Roos, Música, Mirada, Piel | Deja un comentario

Miradas

Una, acuciante
la otra, negada, en el piso
hasta que no puede más y se eleva
la sostiene un instante de fuego.

Otra, curiosa, casi simpática
la una, furiosa hasta estallar y negarse,
de fuego y de revancha.

Una, altiva y orgullosa,
sabedora de su poder, triunfante.
La otra, dando la espalda,
negadora del placer.

Una, sorpresiva, buscada y encontrada,
la otra, confusa y nerviosa,
escondida, culpable por mentir.

Otra, triste y perdedora,
contemplando a la una,
desafiante, inquisitiva
interpelando recuerdos,
ambas diciendo adiós.

Publicado en Camino, Fuego, Mirada, Ojos, Preguntas, Tarde | Deja un comentario

Ese nudo

Este nudo acá en mi espalda
las cosas que he perdido,
esta angustia en el pecho
aquellos a los que ya no veré, no abrazaré
hace bien llorar, afloja el dolor
no volverán, no me hablarán.

Nunca estuve ahí, nunca estuve
aunque fui.
Nunca estuve ahí, nunca.
Entré por esa puerta pero no estuve.
Aunque en las cámaras parezca mi imagen
no entré, nunca estuve ahí.
Mi imagen desde arriba,
como si fuera otra
como si se desdibujara.
Ese atajo en sombras, en la niebla
me conduce a lugares con los que sólo soñé
en confusas vigilias
en turbias madrugadas extraviadas.

 

 

Publicado en Camino, Sin categoría | Deja un comentario

Huecos de vos

En la base de todo estás vos
mi amor por vos
sin eso nada tiene sentido
y mi otra parte es tan banal
esas historias
tan ordinarias y tan frívolas
y  así, contadas, son tan vulgares.
Todo cambia en tus ausencias
los  insoportables huecos de vos
que soy tan huérfana
que estoy tan sola
que cualquier otra cosa viene a llenar
sin lograrlo
que termina siendo una muleta
un parche
una piedra de descanso en la búsqueda
hasta encontrar de nuevo
tu amor
tu pleno amor
tu total amor
para mi amor.

Publicado en Confesiones, Dedicadas, Poesía | Deja un comentario

Sos

Sos mañanas de frío
sos dignidad
trabajo endurecido con el tiempo
en un tiempo que no volverá.
Sos café con leche caliente a la madrugada
con medialunas
en un bar en Mar del Plata
cuando nos podías llevar.
Sos tardes de sol en el jardín,
cantando la marcha
sábados a la mañana.
La felicidad es con vos.
Sos viajes al centro en subte
cine y pizzería para cinco
cuando se podía.
Eras la vida.
Sos el fútbol y la música
para siempre en mi vida.
Sos el que me hace falta
todavía
el que nadie reemplaza
el único que amó de verdad.

Publicado en Cine, Confesiones, Dedicadas, Poesía | Deja un comentario

La canción y el poema – A.Zitarrosa / Idea Vilariño

Hoy que el tiempo ya pasó,
hoy que ya pasó la vida,
hoy que me río si pienso,
hoy que olvidé aquellos días,
no sé por qué me despierto
algunas noches vacías
oyendo una voz que canta
y que, tal vez, es la mía.

Quisiera morir –ahora– de amor,
para que supieras
cómo y cuánto te quería,
quisiera morir, quisiera… de amor,
para que supieras…

Algunas noches de paz,
–si es que las hay todavía–
pasando como sin mí
por esas calles vacías,
entre la sombra acechante
y un triste olor de glicinas,
escucho una voz que canta
y que, tal vez, es la mía.

Quisiera morir –ahora– de amor,
para que supieras
cómo y cuánto te quería;
quisiera morir, quisiera… de amor,
para que supieras…

(1972)

Publicado en Alfredo Zitarrosa, Música, Poesía | Deja un comentario

Balada para Piva – Roque Narvaja

Nombre de mujer para todos esos años
yendo a madrugar penas al ferrocarril
desarmado nomás,
lo mataron en Junín.
Es que la pasión viaja sola en los vagones
se oye una amenaza en el taller número dos
entre los hombres que quieren los hombres
está Perón.
Su mujer cose para afuera
y sus hijas compran sueños en inglés
Piva vive la venganza de los muertos por la espalda
sin saber por qué a él.
Hoy los trenes pasan limitando los andenes
hombres y maniobras viven la era del vapor
y de Piva se acuerdan las sombras
de la estación.
Su mujer ahora cose para afuera
y sus hijas compran sueños en inglés
Piva vive la venganza de los muertos por la espalda
sin saber por qué a él.

Nota: Tal como dice en  un comentario en mi video una persona a la que agradezco mucho la aclaración: “Don José Raúl  Piva (“el Gringo Piva”), fue un dirigente ferroviario asesinado tal como cuenta la poesía de esta canción”.
Yo cometí el error de escribir mal el apellido, y ya es muy difícil de solucionar. Pido disculpas.

Publicado en Música, Poesía, Política, Roque Narvaja | Deja un comentario

Quién – Roque Narvaja

Quién me presta una escalera
para llegar a mis sueños
son altos pero seguros
alegres pero pequeños.

Quién me toma de la mano
para conciliar el sueño
quién me miente una esperanza
y me acaricia el cabello.

Quién me habla del futuro
para alejarme del miedo
quién habló de los infiernos
dime quién, quién habló del cielo.

Quién me oculta de la lluvia
si me sorprende el mal tiempo
quién me lava las heridas
si me pierdo en el desierto.

Quién me prestará una manta
para pasar el invierno
quién me salva de la angustia
si me llaman extranjero.

Quién me hablará de las flores
cuando parezcas un sueño
quién me cerrará los ojos
ahora que me voy lejos.

Ay tierra, tierra querida
tú la vaca, yo el becerro
tú la mar y el continente
mira yo, yo los caprichos del viento

Ay tierra, tierra bendita
tú la fragua, yo el acero
tú los cantos de mi gente
yo su pronto mensajero.

Nota: la versión del video es la original, la estrofa “quién me salva de la angustia si me llaman extranjero” es posterior, de la época del exilio de Roque. Originalmente es “quién me salva de la angustia, quién me da lo que yo quiero”.

Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario