Tentación

Bienvenido este culto de los cuerpos
de estas almas que se salen por los ojos
y que gritan ese nombre silenciado.
Tentación, dijiste. Una manzana para morder.
Mi nombre dijiste, y yo el tuyo
y tantas cosas que se dicen con tu risa.
Mi risa se lee, se escucha, se palpa.
Risas que se rozan y se acarician.
Bienvenida la fiesta de las pieles,
los olores, los alientos,
el gusto a deseo
colmado de sonidos.
Los ojos clavados en los otros
ojos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deseos, Ojos, Piel, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s