Ese nudo

Este nudo acá en mi espalda
las cosas que he perdido,
esta angustia en el pecho
aquellos a los que ya no veré, no abrazaré
hace bien llorar, afloja el dolor
no volverán, no me hablarán.

Nunca estuve ahí, nunca estuve
aunque fui.
Nunca estuve ahí, nunca.
Entré por esa puerta pero no estuve.
Aunque en las cámaras parezca mi imagen
no entré, nunca estuve ahí.
Mi imagen desde arriba,
como si fuera otra
como si se desdibujara.
Ese atajo en sombras, en la niebla
me conduce a lugares con los que sólo soñé
en confusas vigilias
en turbias madrugadas extraviadas.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s