Volví

¿Volviste?
Sí, volví.
Volví del engaño, engañándome
y volví del olvido, olvidándome.
Volví de lo más profundo del llanto
de  lo más recóndito del naufragio.
¿Cómo se puede vivir si no es
naufragando?
¿Cómo sentirse viva si no es
frente al oleaje despiadado de las horas?
Horas muertas, vacías, asfixiantes de tedio
que sin embargo golpean hasta dejarte viva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s