Caminos

Varios meses de ausencia por acá, mucha dedicación a mis fotos y poca motivación para escribir sin repetirme, sin estar siempre con mi aburrido lamento de ya-no-verte.
Y era escribir, y luego llorar, y dejé de escribir para no tener que secarme las lágrimas, y dirán cómo exagera… He descubierto lo terriblemente sensible que soy, hasta el punto de hacerme daño y de perder el horizonte.
Por eso dejé de escribir. Otros lenguajes me llevaron por otros caminos, caminos menos introspectivos, donde es necesario mirar más hacia afuera. Ver otras realidades, otra belleza, otras caras, y recortarlas para hacerlas perdurables.
Pero hoy necesito volverme un poco hacia mí, y mirar cómo estoy; observarme y hacer un diagnóstico y digo que la poesía me devuelve a mi estado lamentable, y la prosa me da otro aire, menos contaminado de sentimientos y más puro.
Quién sabe sea hora de explorar ese camino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aire, Camino, Confesiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s