Ellas saben

Siguen sorprendiéndome tus manos
tus ganas de jugar con mi piel
ellas saben dónde, cómo y cuando.
Siguen sorprendiéndome tus ojos
que atraviesan todos mis rincones
ellos saben cómo, cuándo y dónde.
Siguen sorprendiéndome tus ganas,
no me dejan escapar, me atrapan, me atrapan
ellas saben cuándo, dónde y cómo.
Sigue sorprendiéndome tu mente
ella sabe
ella sabe qué, hasta cuándo
dónde y para qué.
Pero más me sorprende tu piel
ardiendo sobre la mía
tu aliento
agitado sobre mi pecho
tu cuerpo
entregado a mi capricho
tu risa
iluminando la tarde.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Manos, Ojos, Piel, Poesía, Tarde. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s