Pero igual hablo

Hablo bajito
pero igual hablo.
Quizá mi voz no suene
pero igual hablo.
Quizá no me escuches
no puedas,
no quieras.
Pero igual hablo.
Quizá diga cosas que no entiendas,
no encajen con tus estructuras
no sean las que esperabas.
Pero igual hablo,
hablo porque me cansé de no hablar,
de no querer ver tu mirada
que no entiende y juzga
que no permite
disidencia.
Tu mirada me calló desde el principio
de mis tiempos.
Tu mirada me rebeló:
me callaste,
pero no me derrotaste.
Y entonces hablo
bajito
pero igual hablo.
Y escucharán los que quieran,
los que puedan dejar su cárcel
de prejuicios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino, Mirada, Palabras, Poesía, Tiempo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s