Qué extraña cosa

Qué extraña cosa la felicidad
que se contagia desde lugares impensados
que se filtra, que invade
estratos que nunca se tocarán entre sí,
que discurre errática
avanza y retrocede
es un hilo apenas,
o un torrente incontenible.
Digo la felicidad, sí,
no digo la alegría,
no digo los momentos gozosos,
digo la entera felicidad.
La que se dispara hacia el cielo,
primero tímidamente
y luego, va tomando coraje,
con el tiempo, con los años,
la que parece que se fue, pero está,
la que espera en un rincón
a que nos convenzamos de quererla,
a que nos animemos a vivirla,
a llevarla como bandera en medio de las balas,
de los que quieren rendirnos,
de nosotros mismos que nos boicoteamos,
que creemos no merecerla,
que no aceptamos el desafío de conseguirla.
Qué extraña cosa lograrla,
qué extraño sentirse bien,
amarse a uno mismo,
con todo lo que nos falta para alcanzar
lo que siempre quisimos ser.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Qué extraña cosa

  1. bellezacorazon dijo:

    La felicida que me da a mi de tenerte en mi mundo, eso no tiene precio. me encata y mil gracias por estar en mi mundo. un gran abrazo

  2. Javi-k dijo:

    Un texto genial, me ha encantado.

    Buen domingo.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s