Domingo

Durará
lo que tenga que durar,
lo que tus ganas y las mías,
lo que la prudencia
el decoro y mis límites.
Y si no,
nos esperará la locura
la obsesión, el infierno,
el dolor
la culpa.
Durará
mientras el goce alegre
nos abrace
mientras mis ojos brillen
por los tuyos,
mientras tus pensamientos
me llamen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ojos, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s