Chapaleando en el barro

No te sigo,
no entiendo tus argumentaciones
sinuosas como tu conducta
antojadizas como tus alianzas
a tono con los tiempos que vienen.
No me subo
a los pedestales desde donde
mirás a los pobres mortales
y les señalás hasta los más pequeños errores
que vos no tenés.
No me creo
tus supuestas convicciones
-siempre mejores que las mías-
y que sin embargo no han podido
derivar
construir
algo de historia real.
No te creo
más,
me quedo con la construcción de lo posible
grano a grano
tuerca a tuerca
ladrillo a ladrillo
palabra a palabra
tiza a tiza
con idas y vueltas
contradicciones
retrocesos
y avances
día a día,
pibe a pibe,
chapaleando en el barro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dedicadas, Opiniones, Poesía, Tierra. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s