Sin margaritas

Me quiere, no me quiere,
sé que me quiere,
hoy me lo dijo con otras palabras
con sus palabras vacías
con sus palabras heladas
sólo encendidas con el deseo.
Se enciende a la menor chispa
pero antes
detrás de sus palabras
está ese niño deseoso
esperando
un consuelo
esperando
detrás de ese punto encendido
una palabra tibia
en mi anhelo de encontrarlo
una seguridad.
Sí, te quiero.

Gracias otra vez, Josep.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dedicadas, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s