El fluir de los días

Pasan los días
como el agua pasan.
Fluyen.
Con barro, con algas,
pasan cálidos, vibrantes.
Rugientes.
Pasan limpios, fríos,
calmos.
Pasan suaves
pasan lentos
demorados.
Pasan ásperos,
tirantes
peleados.
Pasan quietos
pasan mudos,
a veces me ensordecen.
A veces me pesan
me cansan
me tragan.
A veces los camino
respirando lento sus aromas suaves
sus pesadas humedades
sus malolientes rincones
sus amargas verdades.
Pasan dulces
pasan con sus brisas
con sus vendavales,
pasan hirientes
pasan, casuales.
Indiferentes, graves,
acusadores
condescendientes.
Pasan rápidos, siempre pasan,
fluyen como si nada
fluyen
arrasando todo
dejando casi nada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Agua, Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El fluir de los días

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s