Venís a mí

Viniste a mí cuando menos te esperaba
y no te vas, cuando pensé que te alejabas.
Quereme de cariño no buscado
quereme de lágrimas del pasado
quereme, con mi amor cotidiano
quereme de pasiones encontradas
quereme, con mis historias truncadas.
Venís a mí,
en cualquier parte y sin aviso,
venís a mí
me seguís acompañando.
Quereme con tu presencia de palabras
de cuadernos
de pantallas
quereme con tu aguijón y con tu abrazo
con tu inoportuno arrebato.
Quereme con tu desborde,
con tu abismal desvío.
Quereme,
con tu calor dame abrigo.
Yo te daré mis ojos, mis palabras
mi emoción
mi llanto, mi sonrisa
mi inspiración, mi anhelo
mi caricia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s