Desolada

Debo apaciguar
este corazón que me estalla
esta cabeza que se dispara
esta sangre que corre
como un río entre las piedras.
Me lo dijo el médico chino
y no le creí.
¿Cómo creer esta locura,
este despropósito
de la razón?
Cuando pensé
mi vida sosegada,
una vuelta de tuerca
me pone en el abismo,
me desata vientos tempestuosos
me arroja a la tierra con violencia,
me deja desolada
sin tu amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Desolada

  1. que ese corazón no te estalle en las manos y que no te deje en la desolación de ese amor que tanto amas

    te persigo entre médicos chinos
    entre razones desobligadas
    entre sueños atrapados
    entre mariposas que vienen
    sin razón a darle color
    a esta locura, a estas tarde
    sin tus manos, sin tu cuerpo
    sin tu aliento
    te persigo porque no se hacer otra cosa
    porque al perseguirte se me olvida
    la violencia en la que estoy
    inmerso a diario
    y te persigo
    porque no quiero que en una vuelta de tuerca
    se te quede el corazón
    te persigo porque de noche
    es más intenso
    buscarte con esta desmedida pasión

  2. Noris dijo:

    Me alegra que me persigas, necesito alguien que me levante cuando me caigo. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s