Poema 152

Los árboles, las paredes
me ocultan tu mirada.
Los autos, el ruido
sofocan tu llamado.
O no, es que no mirás,
no gritás mi nombre.
Las gotas de lluvia en el vidrio
me evocan tu deseo
acrecientan mis ganas
de tenerte otra vez junto a mí.
Los semáforos rojos
separan nuestros rumbos,
detienen mi marcha,
nos alejan. Yo te busco
en cada esquina, cada calle,
en cada correo electrónico.
Cada mensaje
puede ser el tuyo.
Pero no es.
Sólo es cuando vos quieras,
cuando tengas ganas de mí,
cuando una brasa te queme el pecho.
Esa que me quema
todo el tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en En el bondi, Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poema 152

  1. Hermosísimo poema, Noris, me encantó. Te dejo una canción para acompañarlo: Es Etta James. “Fools we mortals be” http://youtu.be/463ZvF2hWN0

  2. Noris dijo:

    Gracias Rosana, por tu aporte, es la musicalización adecuada!!!! ¿Cómo sabías que me gusta el jazz?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s